Artículos literarios/ Literature articles: Lugo

 

“El Renacimiento de México”

(Iniciamos con Taxco)

 En homenaje a Jorge Salvador Aguilar Gómez.

 *Por Sergio Lugo. Columna: Red Social Club.

*Periodista, promotor cultural y político de izquierda de Taxco.www.redsocialclub.wordpress.com

Publicado en la revista “Con Taxco” el 24 de octubre del 2011.

Presentamos el libro “El príncipe de Florencia” de Salvador Aguilar, en Taxco, 28 de octubre, en Casa Borda, 7pm.

Hace aproximadamente ocho años, platicaba en Taxco con mi amigo George Godeck, quien lleva más de treinta años en México. Con él redescubrí a muchos  filósofos, escritores y artistas, griegos como Herodoto, alemanes como Schiller e italianos como Da Vinci… Teníamos grandes conversaciones acerca de la importancia de las Artes en la historia y que ya era tiempo de algo similar en México a lo que fue el Renacimiento.

Sin dudarlo ambos aseguramos que Taxco nuestra ciudad, debería ser lo que fue Florencia. Que aquí renacerían las artes: pintura, teatro, literatura, etc. porque la ciudad era tan bella, por sus casas, sus serpentinas calles, su color del cielo, su historia. Desde entonces tengo ese pendiente con él.

Después de tanto tiempo, mi amigo Salvador Aguilar publicó su novela “El príncipe de Florencia, la invención del poder”, donde el protagonista es Maquiavelo y la ciudad de Florencia, se tardó doce años en escribirla, específicamente diez para llenar el papel y dos para publicarla. A sus 19 años tuvo su primera clase en la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM con Víctor Flores Olea, él le habló de Maquiavelo y desde entonces se obsesionó y enamoró de Italia.

Sin saberlo Salvador, sentó y alimentó las bases con esa novela para continuar el sueño de George y mío de convertir a Taxco en la nueva Florencia. Luego de estudiar toda su vida, el idioma italiano y su cultura, sin jamás haber visitado la península en forma de bota, Salvador se ha vuelto  el embajador del Renacimiento italiano y mexicano.

Hace poco le pregunté inocentemente a Salvador ¿A qué ciudad te gustaría ir?: -Florencia y toda Italia!, respondió sin titubeos. Salvador se volvió un admirador dedicado de Nicolás Maquiavelo, el personaje central de su novela. De él aprendió y ejerció el arte del poder, ya que Salvador escribía cuentos, ensayos y discursos para políticos, siempre desde el punto de vista de un gran Estadista.

Salvador siempre hablaba elegantemente, su léxico muy abundante, su ánimo siempre jovial, se le veía en sus ojos que por momentos se sentía solo, pues quién lo entendía en su locura italiana, muy pocos. Me confesaba que su novela era un gran logro para el estado de Guerrero, pues la había escrito un hombre nacido en Zirándaro, lejos de la civilización, que cuando mucho se esperaba de esa gente a que fueran buenos campesinos, que él conoció perfectamente porque allá promovió al PMT de Heberto Castillo.

Su novela retrata la vida cotidiana de Papas, reyes, artistas y pueblo, donde se conjugan la perversidad, la inmoralidad, la grandeza, lo portentoso, lo sublime, lo banal, lo espectacular, todo en una ciudad: Florencia. Placer y condena, imaginación e ignorancia al mismo tiempo, el cielo y el infierno en un solo instante. La soledad y la abundancia le dan un pedazo de tinta tétrico y halagador  a la historia.

Muchos de los personajes, su pensamiento  y conducta son producto de la vida del autor, así lo reflejó Salvador con el joven Maquiavelo y sus aventuras y fantasías de niño, junto con “Diostesalve”, eso me explicaba el autor.

Es increíble que me da miedo, enterarme de la perversidad de los Papas, que veían las orgías como algo cotidiano, como una bendición del Señor, el placer carnal era una bendición un premio al arte de gobernar, pues su reino era de este mundo, el cual debía ser gobernado por ellos, a veces, mediante los reyes títeres.

A su vez el hombre, el centro del universo, desafiaba a la gravedad, al tiempo, a la vida, creando como el Señor, obras magníficas como la cúpula de Santa María del Fiore, de Filipo Brunelescchi. O todas las invenciones del hombre-genio: Leonardo Da Vinci. De las manos mágicas de Miguel Ángel. De la divinidad celestial de Dante, que consideraba que cuando uno tiene conocimiento, jamás pierde su tiempo.

En cierta forma todos le debían rendir culto al príncipe, al Papa y creer en Dios, pero al mismo tiempo, todos eran creadores y no dependían de un interlocutor. Parecería una contradicción de vida en el tiempo, abundancia y retroceso. Todo eso sucedía en Europa principalmente, e inexplicablemente cuando veo el cielo azul de Taxco, escucho en mi mente la melodía del nombre del continente, de Carlos Santana.

¿Por qué el ser humano es perverso y magnífico, capaz de gobernar y asesinar a su pueblo, de construir capillas y destruir sueños y libertades al mismo tiempo? Es lo que me pregunto y responde “El príncipe de Florencia”. Es cuando el oscurantismo se aleja y el amanecer renace con la gota del hombre, se revolotea en las calles de Florencia, se estampa, se vuelve escultura, se inmortaliza, jamás perece. Uno aprende el arte de gobernar, de seducir, de matar por placer, de rezar para esclavizar, de escribir para liberarse. La creación es un acto de trascendencia.

Mi amigo, se unió con todos aquellos locos artistas, lo taciturno de deslizar el lápiz en el papel, de llenar el tiempo, de concentrarlo para en una explosión: seducir. Su novela eso refleja, merecedora de trasladarla al séptimo Arte, de fotografiarla con sus imágenes citadinas.

Platiqué casi todos los días con Salvador, dos semanas antes de morir, sin pedirlo, me brindó una entrevista, me contó recuerdos, anhelos, como proponerle a Muñoz Ledo de escribirle su biografía, platicar una hora diaria con él. Ya que el diputado, en un tono muy contento le espetó: ¡Te voy a hacer Senador!, debido a que en la presentación de su libro, el político prolífico, manifestó que no tenía el agrado de conocer al autor pero que le encantó la novela.

El nacido en Zirándaro, me habló de sus fiestas de parranda de joven en ese pueblo, de sus mítines por allá con Heberto Castillo. Me dio consejos sobre cuando voy a criticar una obra, primero debo enaltecer lo acertado de ella y luego en tono gentil señalar el error, eso debido a que siempre le critiqué sobre los puntos y comas en su novela, mi obsesión absurda. Salvador exaltado me enseñó que es más importante el fondo y no la forma, que él quería críticas de su novela, en cuanto a errores históricos, cronológicos o errores de personalidad de los protagonistas: el fondo.

Estábamos planeando presentar su obra en Taxco, teníamos una fecha, el 14 del presente, le propuse que después lo hiciéramos en las Grutas de Cacahuamilpa, con un pequeño ensamble de la Filarmónica de Acapulco, y también con nuestro nuevo amigo Vladimir, quien se ofreció a tocar melodías del Renacimiento durante la presentación del libro, porque él considera que en estos tiempos violentos, la respuesta está en el arte, él quiere ir a los pueblos, si nos es posible lo llevaremos a Tehuilotepec y Acamixtla.

Quedé encantado con un fraile dominico, a pesar de que yo no soy religioso y mucho menos católico, ese hombre entregado a Dios, en la novela y en la historia, era un reformador, tanto que me conmovió, yo no lo conocía, me gusta compartir su pensamiento, me sentí en sus hábitos, alguien que rema en contra corriente, que sabe que tiene una carga enorme, detener el tiempo y corregirlo, a pesar de que los arrieros están dementes, vacíos.

Ese gran hombre nació en Ferrara, era dominico que se trasladó a Florencia a predicar en contra de la inmoralidad, en 1494 funda una república teocrática que cae en 1498 cuando es ejecutado, su nombre: Girolamo Savonarola.

“-Fray Girolamo, por aquí.

El palacio, antes sombrío, se ilumina con la poderosa personalidad de fray Girolamo. Los tres sabios amigos de Lorenzo de Médicis, adoptan frente al profeta la actitud de humildes discípulos… de pronto se encuentran frente a frente el gobernante y el santo varón; el hombre que ha sometido a Florencia, que ha ahogado sus anhelos de libertad, el que ha socavado la moral de la ciudad, convirtiéndola en un pueblo que confunde la democracia con un eterno carnaval, donde los ciudadanos son simples marionetas y el placer es la brújula del espíritu, y el profeta, que con una voluntad de hierro pretende infundir en el corazón del hombre el temor a Dios, el deseo de una vida pura, guiada por la palabra divina; quiere regresar a la humanidad al momento primigenio de su encuentro con Cristo”.

“El monje sube al púlpito con dificultad:… Italia está condenada por su depravación, por los pecados de la Iglesia, cuyas perversiones han colmado al mundo, por la maldad de los tiranos que alimentan el crimen y estrujan las almas; por vuestras propias culpas…que desde sus primeras palabras pronuncian blasfemias…Yo os digo que está cerca la muerte del tirano que ha llevado a su pueblo a la perdición, porque la conducta del gobernante la reproduce el pueblo, y de un gobernante inmoral, no puede salir sino un pueblo corrompido”.

Le transmití me alegría a Salvador, al conocer el pensamiento de Savonarola, él riendo me preguntó desafiante ¿en qué personaje  de la actualidad, crees que me inspiré para hablar de Savonarola?, yo preocupado por no equivocarme para que no me regañara, pero siempre diciendo lo que pienso, le respondí: -¡bueno creo que sonará un poco exagerado, pero pienso que te inspiraste en López Obrador!. Salvador me confirmó mi respuesta, dijo que eso no lo escribió en el libro pero así fue, que Obrador viene de la pobreza  y sabe lo que es la resistencia y tenacidad. Él hace unos meses escribió un artículo en El Sur su crítica a AMLO pero cree que es el único político capaz de salvar a México.

Hagamos entonces el Renacimiento de México, empecemos con nuestras consciencias y después propongo iniciar en las calles de Taxco, como la nueva Florencia. Sino actuamos, estoy seguro que Salvador nos reprochará que no hiciéramos nada por nuestra patria, aunque ardamos en el infierno. www.redsocialclub.wordpress.com

Telaraña: El viernes 28 de octubre presentamos el libro “El príncipe de Florencia” de Salvador Aguilar, en Casa Borda, 7pm. Comentarán Gustavo Gordillo articulista de La Jornada nacional; Tomás Tenorio, sub-director del diario El Sur, ambos amigos de Salvador; Roberto Díaz etno-historiador, Virgilio Bermúdez editor del libro, habrá sorpresas.

El sábado 29 de octubre, se presenta Don Pablo Sandoval –amigo de Salvador Aguilar- en el Sindicato Minero, 6pm, en un pequeño foro sobre la nueva constitución del estado de Guerrero, comentarán:  Hugo Figueroa, Javier Ruiz, Erasmo García, Fulgencio Bustamante, Eduardo Zepeda, Andrés Mejía y Gustavo Martínez. Todos pueden aportar ideas. Al término vamos a la inauguración del trabajo de Nicolás de Jesús en Casa Borda, 8 pm.

 

“Los hombres que congregó la República”

Por Sergio Lugo. Columa: Red Social. Taxco.

Publicado en el diario La Jornada Guerrero el 28 de noviembre del 2010.

Año de 1806 y año de1906. Un largo siglo los separa, pero que para el indígena no ha roto la era milenaria de su condición, desde la conquista española. Indios los dos de origen zapoteca que nacen en pueblos abandonados a su suerte; a la de los encomenderos del virreinato y a la de los latifundistas del porfirismo, dos sistemas que ejercen una y la misma práctica: la de la explotación y despojo de sus tierras. Juárez ve la luz en San Pablo Guelatao; Henestrosa, en San Francisco Ixhuatán”

Andrés Henestrosa.

Lo anterior es parte del estudio preliminar de Alexandra Reyes Haiducovich que hace entorno al libro Henestrosa: Juárez en mi alma, editado por la Cámara de Diputados Federal junto con Miguel Ángel Porrúa, en México, 2008.

Primero, gracias al texto de Alexandra Reyes, se puede comparar la vida de Benito Juárez con la de Andrés Henestrosa, quienes decidieron abandonar su pueblo, para cultivarse y hablar español, de esa manera conquistar al mundo.

Juárez nació el 21 de marzo de 1806 y Henestrosa llegó a este mundo el 30 de noviembre de 1906, ambos en el estado de Oaxaca. Por lo que este sábado se le hará un homenaje a Henestrosa por su aniversario 104, el lugar será en la Capilla Helénica, a las 10 horas, en el D.F.

Segundo, a través de la palabra de Henestrosa, en el libro citado, queda constatada la admiración que el autor de “Los hombres que dispersó la danza” sentía por el “Benemérito de las Américas”, su forma de expresarse es inigualable.

Henestrosa se caracteriza por su manantial cultural, su léxico parece una culebra de agua que emana sabiduría. Su infancia y encuentro con las letras también me recuerda a Ignacio Manuel Altamirano. El también legislador, desempeñó una labor admirable: rescatar y promover el ideario juarista, de eso se trata el libro en cuestión.

Siento a Juárez como la austeridad y a Henestrosa como el entusiasmo, y ambos como la perseverancia de restaurar la República. Siento el dolor de Juárez al perder a sus hijos y no poder convivir con su esposa por andar con la República errante. Me alegro del fusilamiento de Maximiliano porque así mató la idea del cáncer de la humanidad: Monarquía. Henestrosa le da color al ánimo de Juárez, ambos son liberales.

Benito Juárez.

En el libro aludido encontré dos errores: el primero página 8, donde habla que Guerrero fue traicionado primero por Iturbide y luego por “Anastasio Bustamante cuando lo invitó a comer en su bergantín en Acatempan y tras el engañoso abrazo lo mandó asesinar…” el error es que en Acatempan ocurrió el “abrazo” entre Guerrero e Iturbide y posteriormente Picaluga fue quien lo invitó a su navío y lo traicionó, eso sí por órdenes de Bustamante.

El segundo error es en la página 187 se escribe “en febrero de 1854 se proclama el Plan de Ayala…” ese Plan fue el de Ayutla en Guerrero proclamado el 1º de marzo, porque el de Ayala lo firmaron los zapatistas en 1912.

Sin embargo este libro demuestra que Juárez y Henestrosa son los hombres que congregó la República, para defenderla con la “flor y el látigo”.

Termino con las palabras de Alma Leticia Mayoral Ortega, quien fue la secretaria de Henestrosa por 20 años, lo conoció en 1988 cuando él siendo Diputado Federal fue Presidente de la Comisión de Asuntos Indígenas:

“Al escribir estas líneas me siento una mujer afortunada, fuerte, porque no cualquiera tiene la fortuna de convivir con este tipo de personajes. El haber conocido y ser colaboradora por 20 años, de Andrés Henestrosa, me enseñó a valorar tantas cosas que nunca imaginé, una de ellas la confianza que él tuvo en mí, el cariño, la amistad, el haber sido su confidente en sus ratos de alegría, tristeza. Por ejemplo, un día yo le comento a don Andrés: –voy a escribir un libro, él me mira con asombro y frunce el seño y me pregunta: -¿que vas a escribir un libro? ¿y de qué va a tratar? le respondo: –Don Andrés tengo tantas cosas que escribir de usted, escribir todas las vivencias, travesuras y picardías, escribir del hombre sencillo, honesto, que nunca perdió el piso por ser quien es, entonces él me miró sonriendo, me toma del brazo y me dice:– escribe tu libro yo te hago el prólogo.

Pregunta al lector ¿Ustedes creen que no soy una mujer privilegiada al haber convivido con Don Andrés? Lo mismo le daba comer en el mejor restaurante que comer tacos de suadero en la banqueta, y pronto escribiré el libro que quedó inconcluso y el prólogo será lo que don Andrés me dijo: “Escribe tu libro, yo te hago el prólogo.” www.redocelotl.wordpress.com

Andrés Henestrosa, documental del Canal 11 TV.

“Al amanecer desde el corredor del tejado”

Por Sergio Lugo/ Columna: Red Social.

Publicado en el diario La Jornada Guerrero el 14 de noviembre del 2010.

Es una síntesis de los elementos más dispares, irreconciliables hasta aquí en la tradición literaria, porque el Perlimplín es farsa y tragedia, es candoroso y lascivo, bufo y lírico, grotesco y sublime. Los elementos de la tradición popular aparecen fundidos en un delicado equilibrio con los procedentes de la más refinada de la cultura refinada. Partiendo del mundo cómico, habitual de la farsa, la obra nos introduce en un ambiente musical y plástico de pantomima irónico-lírica, para derivar inesperadamente en un simbolismo enigmático y llegar a un desenlace de tintes rituales, erótico-religiosos…”

“Amor de Don Perlinplín con Belisa en su jardín” de García Lorca.

Lo anterior es parte del análisis de la obra de teatro Amor de Don Perlimplín con Belisa en su jardín, de Federico García Lorca, en cual viene en el libro del mismo título, en la edición de Margarita Ucelay. Red Editorial Mexicana, México, 1992.

Se trata de una obra corta a diferencia de otras, fue publicada póstumamente en Buenos Aires en 1938, en plena Guerra Civil. Aun antes de llegar a su estreno estuvo en serio riesgo de desaparición. Víctima de aparentes intrigas, pérdidas inexplicables de manuscritos sucesivos, fue incautada por la policía y retenida por varios años acusada de inmoralidad.

El estudio menciona que el tema principal de esta creación de García Lorca es el Amor, que aparecerá como tema cómico, lírico o trágico, sin que un aspecto anule a otro. La idea de que un hombre viejo se apasione por una jovencita, siempre ha sido un asunto que causa vergüenza pero que a la vez siempre ha sido soportado en varias sociedades. Don Perlimplin se enamora de la joven Belisa.

Federico García Lorca.

En el Cuadro Segundo de la obra que está en el libro mencionado, página 261, Belisa dice a sí misma: “¡Ay! el que me busque con ardor me encontrará, mi sed no se apaga nunca, como nunca se apaga la sed de los mascarones que echan el agua en las fuentes…” Siendo la primera noche de casados, Don Perlimplín le pregunta a Belisa que si tiene sueño, ella responde irónicamente “¿Sueño?”, a los pocos segundos Don Perlimplín le confiesa a su querida, que ha tardado en decírselo pero afirma: “¡Belisa…yo te amo!”, por lo que la joven responde “¡Oh caballerito, es ésa tu obligación!”.

En el libro en cuestión, se menciona un poema olvidado de la autoría de García Lorca, se titula Madrigal Apasionado y es uno de los que más me intrigan y encienden mi fuego exacerbado, el cual viene en el trabajo de Manuel Fernández Montesinos, Inéditos de Lorca, refiere que el poema está firmado en abril de 1919. “Quisiera que toda mi alma entrara en tu cuerpo breve, y ser yo tu pensamiento y ser yo tu blanco veste. Para hacer que te enamores de mí con pasión tan fuerte, que te consumas buscándome sin que jamás ya me encuentres…”

En su obra Poeta en Nueva York (1929-1930), García Lorca hace un reconocimiento a la raza negra en el poema El Rey de Harlem: “Es preciso matar al rubio vendedor de aguardiente… y es necesario dar con los puños cerrados a las pequeñas judías que tiemblan llenas de burbujas, para que el Rey de Harlem cante con su muchedumbre… ¡Ay Harlem! no hay angustia comparable a tus ojos oprimidos, a tu sangre estremecida…a tu gran rey prisionero, con un traje de conserje…”

Manuscrito de “Un poeta en Nueva York”.

En el Romancero Gitano (1924-1927) poemas dedicados a los gitanos, ambientado en Andalucía, expresa simbolismos como la luna: la muerte; los metales:la vida de los gitanos; el blanco:la vida, la luz; aire o viento:erotismo masculino. Veamos el poema Romance de la luna, luna: “La luna vino a la fragua…el niño la está mirando, en el aire conmovido mueve la luna sus brazos y enseña, sus senos de duro estaño. –Huye luna, si vinieran los gitanos harían con tu corazón collares y anillos blancos. –Niño déjame que baile, cuando vengan los gitanos, te encontrarán sobre el yunque con los ojillos cerrados…Por el cielo va luna con un niño de la mano…”

“Romancero Gitano” de García Lorca.

Me deleita leer a García Lorca al amanecer desde el corredor del tejado, luego de acompañar a la luna eternamente y refrescarnos con la tierra mojada con plantas viendo al sol. En el CEPE UNAM Campus Taxco, le harán un homenaje con el grupo de arte escénico Barro Rojo bajo el título Viento de Lorca el 24 de noviembre y con la serie de TV Española Lorca, muerte de un poeta, del director Juan A. Bardem, del historiador Ian Gibson, el 9, 16 y 23 de noviembre. Info www.redocelotl.wordpress.com Para ver programación del homenaje a García Lorca en el CEPE UNAM Taxco ir a: www.cepetaxco.unam.mx

 

“Juan, verde antiguo”

Sergio Lugo/ Red Social/ Taxco

Publicado en el diario La Jornada Gro. el 30 de junio del 2010.

País verde… valles, colinas, selvas, volcanes, lagos verdes… memoria del temblor de la luz… y el verde perfecto de las jadeítas… contemplamos la ciudad de Tikal… los pájaros más bellos. El quetzal. Y el de la

Cenzontle.

garganta con todos los sonidos musicales, el cenzontle… telescopios hechos de troncos de palmeras vacíos por dentro, para taladrar el cielo… preguntar a los astros por el retorno del fuego verde… Pobre España. Se llevó el vacío convertido en oro y dejó una tradición de sangre, saber y sentir que floreció en cruces y espadones sobre ciudades tan antiguas como ésta de antigua Guatemala.”

Estas palabras resumen el hondo amor por un pueblo, se trata de Guatemala. El autor de esta manifestación es Miguel Ángel Asturias (nació en Guatemala el 19 de octubre de 1899 y murió el 9 de junio de 1974). Pertenece a Pórtico, el que a su vez forma parte de las narraciones populares de su pueblo, en su libro El espejo de Lida Sal, Siglo veintiuno editores, México, 2000.

Quetzal.

Cada narración forma parte de lo que llaman “realismo mágico”, son acontecimientos y personajes típicos, quizá extraños, quizá fantásticos, para el resto del mundo.

Juanantes el encadenado:

“Juan –antes (no era su nombre y era su nombre. Se llamaba Juan pero nació antes que un hermano gemelo que nació muerto y por eso le quedó Juanantes)”. Este singular personaje tenía que cumplir una especie de manda, llamada “luz mala”.

“(Juanantes le confiesa a Tata Guaramachito): -…y se me hace Tata, que cuando rompí el retrato de la Cardenala, empecé a librarme de su maleficio. La mujer cuando no sale buena, es la peor de las luces malas y por eso en mi mandato ordené al desconocido…que tomara el primer retrato de una pérfida y lo rompiera…hay muchas maneras de hacer pedazos a la gente.”

Juan hormiguero:

“–Yo sé que se vuelven tierra los que se comen el sueño… ¿cómo hacer para dejar de alimentar con mi sueño, despierto entre los míos, cuando todos dormían, mi irrealidad nocturna, que era lo único real de mi existencia?”

Una mujer se convirtió en tierra, su esposo dijo que en esos montones de tierra había hormigueros porque millones de hormiguitas se alimentan de ese sueño comido, que se hace miel.

El hombre explica la fórmula de recuperar a su mujer: “Empezaré a lamer la tierra del hormiguero, hasta abrir un agujero por donde meter la lengua, para que en ella se peguen las hormigas que son el sueño que ella se comió… instante en que mi mujer volverá a ser lo que era y… yo seguiré siendo lo que soy, el misteriosos Juan Hormiguero.”

Juan Girador:

Voladores de Papantla, Veracruz.

En esta historia nos hace recordar a los “Voladores de Papantla” que le bailan a los cuatro puntos cardinales. “Horas duró la penosa ascensión… izados los cuatro en lo más alto anudaron las cuerdas a la punta del tronco y luego a sus cinturas para descender volando”.

Al Norte y Sur los mellizos de carne y sombra, hijos de Xiu y el envoltorio hecho con las tiras de pellejo de su padre; al Este el hijo del muerto y la jorobada y al Oeste, en traje de estrellas, el esqueleto de Juan Girador… giradientes de calavera.

Giran… los mellizos se transforman en colibríes, giradores de agua…el vuelo de los que desde entonces no volvieron a la tierra y se ocupan de hacer girar los astros.”

Quincajú:

Un grillo le demuestra a Quincajú que es más fuerte que el tigre que lo quiere matar dentro de una cueva. “-¡Grillo, -rugió el tigre- callas o te aplasto…- O te aplasto yo a ti! –chirrió el grillo con aire festivo. -¿Tú a mi?. – ¡Sí yo a ti, porque si dejo de cantar se desploma la cueva sobre nosotros!”.

Leyenda de las tablillas que cantan:

El nacimiento de lo que se presenta luego de la lluvia: “Sino muchos son los poetas condenados a depositar nubecillas blancas en los cráteres de los volcanes, semillas de las que salen los colores que el sol le robó a la luna, valiéndose de la treta de la tablilla apagada, para formar el arco-iris.”

El espejo de Lida Sal:

Miguel Ángel Asturias.

La mulata Lida Sal quiere que Felipito se fije en ella, pero la mujer tiene que dormir con el vestido que usará el joven. Acostándose con esa prenda la mujer derramará su sudor mágico para atrapar a su hombre. Pero ella necesita verse en un espejo con el vestido puesto para completar el hechizo. Entonces se miró en el agua de un lago pero se ahogó. Desde aquel suceso, ese pedazo de agua se llama El espejo de Lida Sal. Asturias fue premio Nobel de literatura en 1967.

El Charco, el 10 de junio de 1971 y Aguas Blancas no se perdonan. www.redocelotl.wordpress.com

“Danzas en resistencia de Guerrero”

Sergio Lugo/ Red Social

Las danzas indígenas –con toques mestizos- son representativas de Guerrero, porque son una caja de recuerdos y tradiciones de mi tierra. El libro “Danzas y bailes tradicionales del estado de Guerrero” del recopilador Santano González Villalobos, CONACULTA, 2005, nos ilustra el tema.

Las danzas que mencionaré son un ejemplo de la resistencia de los indígenas, los esclavos negros y los musulmanes (de Marruecos y Turquía principalmente) en contra de la evangelización de los cristianos mediante la espada y la cruz. ¿En qué nos ha beneficiado la iglesia católica en el desarrollo de Guerrero?

Me limitaré a describir brevemente a las danzas que considero interesantes en cuanto al tema de la conquista, que tenga que ver con algún ritual indígena o que sobresalga por su significado. Todas las anotaciones son tomadas del libro citado. Son las danzas más sobresalientes de Gro.

Danza de vaqueros o espueleros: Tuvo su origen en la época de la Colonia y representa a los ricos hacendados  y al trabajo que tenían que realizar los indígenas en estas haciendas de la región de Costa Chica.Danza de los diablos (región centro): Los orígenes se remontan a la época colonial como una manifestación  de la evangelización de los misioneros que querían inculcar a los indios  la religión cristiana.

Diablo de Teloloapan.

Diablos de Teloloapan: -Nos es una danza- Bailan con máscaras ornamentadas, además de llevar una cuera hecha de piel de gamuza y un chicote que lleva en la punta una piola de ixtle que sirve para que truenen los chicotes. Se dice que con esta vestimenta los soldados de Pedro Ascencio de Alquisiras lograron asustar a los soldados realistas, haciéndolos huir.

Los doce pares de Francia: Representa los hechos históricos en Francia en la época del emperador Carlo Magno en contra de los moros que se negaban a profesar la fe cristiana. Figura en La Montaña y Costa Chica.

Danza de moros, 14 nones de Francia o moros y cristianos: Dentro de las tres fases encontramos el desafío, la batalla y la rendición de los moros sometidos por los cristianos.

Danza de moros: La obra está escrita en versos octosilábicos: Es una remembranza de la sangrienta batalla entre los moros y cristianos, cuando estos fueron auxiliados por los cruzados llegados de todas partes de Europa en 1212.

Danza de moros y conquista: Se agrupan las danzas que relatan la lucha de los cristianos en contra de los moros, sarracenos, turcos y en contra de todo tipo de paganos incluyendo a los –indios-.

Danza de la conquista: Según Francisco Vidal Duarte, en esta danza visten  como Cortés y su ejército. El ejército azteca viste su autentico traje. Al final vencen los aztecas y los españoles son avergonzados.

Danza del Cortés: Surge a principios de la colonización española, donde Hernán Cortés a caballo golpea a los indígenas.

Danza de los Gachupines: Es el término que los mexicanos le dicen a los españoles y una de las expresiones del pueblo era ridiculizarlos.

Danza de los ocho locos: Es una representación  moralizante creado por un criollo o español…que hace hincapié en practicar las costumbres cristianas.

Danza de los Tlacololeros, soyacapoteros, hombres de Tlacolol: Existen muchas versiones sobre ellos. Gira en torno al ritual agrícola en que se representa la caza del –tigre- por parte de los Tlacololeros ya que el animal se comía las cosechas: Cuauhtemoc Anda Gutiérrez.

Tecuani de Tuxpa, Iguala. Foto: Sergio Lugo.

Danza de Tecuanis o Tecuanes: También existen muchas variantes. Ésta representa a una comunidad que se siente presionada porque existe un animal que se come el ganado y es un –tigre-, al final la bestia es muerta por los cazadores y su piel devorada por los zopilotes. Se bailan al norte de Gro: Andrés Luviano.

Danza de los apaches o mecos: Se baila en Costa Chica. Se cubren el cuerpo con carbón mezclado con aceite. Se baila principalmente el 16 de septiembre en señal de triunfo de lo que fue la independencia.

Los hombres viento: En Acatlan los quauhtlatlaztin o los ehecame –viento- son una danza sagrada que simboliza el viento, algunos la conocen como la danza de los lamentos del Teponaxtle: Marcos Matías.

Los maromeros: Uno de los danzantes sube a una cuerda… sobre ella baila al ritmo de la música guardando el equilibrio y sosteniendo un palo de aproximadamente 12 metros.

La pelea de –tigres- o tecuanis: Mención aparte merece este ceremonial que no pertenece a a categoría de danzas…es una de las fases centrales de la petición de lluvias: Rosalba Díaz. www.redocelotl.wordpress.com

 

“Desaparición del jefe Ruiz de Alarcón”

Sergio Lugo/ Red Social / Taxco

Publicado en el diario La Jornada Gro. el 21 de mayo del 2010.

“Creo que por una de esas anticipaciones en que concurrieron,

Juan Ruiz de Alarcón y Mendoza.

además de causas particulares, las generales que desde el siglo 16 iban modelando nuestra psicología, la obra de (Juan Ruíz) de Alarcón anuncia los rasgos predominantes del espíritu mexicano”.

Estas últimas palabras pertenecen a Antonio Castro Leal, de la Academia Mexicana de la Lengua, en su estudio sobre la vida y obra del dramaturgo novo hispano, Juan Ruiz de Alarcón, publicado en el libro Cuatro comedias del autor de la época del siglo de oro , editorial Porrúa, México, 1967.
Considero a Juan Ruiz de Alarcón como un de los más inteligentes del siglo de oro, cuya obra debe ser reconocida en Taxco, junto con la de Shakespeare, Lope de Vega, Moliere, Cervantes y Calderón de la Barca.

José Luís Talancón y Margarita Peña de la UNAM.

De las personas que más conocen la obra del dramaturgo destacan, la profesora Margarita Peña.

Al igual que la profesora Eugenia Revueltas, ella recientemente

Eugenia Revueltas, de la sangre del músico famoso.

impartió tres talleres sobre el autor de Las paredes oyen, en el campus Taxco del CEPE UNAM. Ambas profesoras son de la Facultad de Filosofía y Letras en CU.

Antonio Castro Leal explica en el libro citado, su opinión de cuatro comedias de Ruiz de Alarcón: Las paredes oyen, La verdad sospechosa, Los pechos privilegiados y Ganar amigos.
Las paredes oyen: “Comedia en que la natural invitación de la mujer acaba por escoger entre dos amores, el mejor. Don Mendo, galán afortunado, representa la pasión que se expresa en fórmulas felices… Hay en él cierta retórica vital que facilita las cosas. Cuando se ha descubierto que el amor de Don Mendo tiene sus fórmulas hechas… el amor de Don Juan ganará en la comparación: es más puro, más honesto.
 
Los pechos privilegiados: “De todas las obras últimas de Alarcón, esta comedia es la que cae más dentro de las formas tradicionales de la literatura dramática de su tiempo. Ello se debe a dos circunstancias: una acción tan recargada de incidentes que le hizo olvidar la personalidad y el perfil sicológico de los personajes y después, la importancia que dio a una figura tan convencional como Jimena”.
 
El festival de Jornadas Alarconianas se creó con el fin de dar a conocer la obra de Juan Ruiz de Alarcón, por medio de un festival cultural en Taxco, desde 1987. También con el objetivo de promover el turismo a la ciudad de los xumiles, durante mayo.
Este festival lo organiza el Instituto Guerrerense de la Cultura (IGC), dependiente del gobierno del estado. Desde que Zeferino Torreblanca se convirtió en gobernador, nombró a dos directoras del IGC, con un bajo perfil cultural, primero a Laura Olivia Lópezvictoria y actualmente a Nora Elisa Méndez. Destacándose ambas por su despotismo para los taxqueños artistas y promotores en cuanto a su exclusión en la organización y participación en el festival de Jornadas.
Este hecho lo han denunciado taxqueños artistas y promotores culturales como: Francisco Rizo, Elisa Meléndez, Rodrigo Espino, Fulgencio Bustamante, Efraín Villegas, Javier Ruíz Ocampo y Maricela Quinto.
Para mí es una vergüenza que siendo Ruiz de Alarcón el homenajeado en Jornadas Alarconianas, su figura y obra pasen a segundo término desde 2005. Sus comedias deberían resaltar como estelares en el programa de dicho festival y una biografía de él debe circular por los espectadores.

Orquesta Filarmónica de Acapulco en Jornadas Alarconianas.

En esta edición disfrutaré de Ofelia Medina, los hermanos Bichir, Susana Alexander, la obra de Pedro y el capitán –en honor a Benedetti– y de la Filarmónica de Acapulco con Fernando de la Mora dentro de las Grutas de Cacahuamilpa.

“–¿Qué es esto Don Juan? –Amor. –Locura dirás mejor. –¿Cuándo amor no fue locura?”: Ruiz de Alarcón.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: